Cómo convertir la botella de agua en nuestra fiel compañera

A los fanáticos de la vajilla nos encanta comprarnos platos, vasos, tazas y jarras decoradas, haciendo juego entre sí, pero hay un producto que no nos puede faltar: una atractiva botella de entre 500 mililitros y 1 litro para que nos acompañe en nuestra rutina.

¿Por qué debemos llevarla? porque es fundamental tomar una cantidad considerada de agua al día. Nuestro cuerpo está compuesto en un 70% por agua, por lo que necesitamos ingerir para mantenernos sanos y ayudar a que el organismo se limpie. Lo ideal es consumir alrededor de dos litros de agua al día.

Consejos para incorporar el hábito

1.Lo primero que debemos hacer es comprarnos una botella que sea práctica. Al momento de ir a la tienda hay que tantear que cierre bien, para que luego no pierda agua y moje todo en la mochila.

También es importante prestarle atención al diseño. Aunque parezca un simple detalle, si es linda a la vista te motivará más a llevarla contigo.

2. Es importante elegir un buen tamaño. Aconsejo que sea de entre 800 mililitros y 1 litro, ya que de esta forma es más sencillo controlar cuánto vamos tomando y cuánto falta. Por ejemplo, si es de un litro nos “obligamos” a consumirla dos veces llena.

3.Ponernos metas e incorporarlo a nuestra organización diaria. Es decir, si dejamos la toma de agua para luego del trabajo es complicado llegar a la cantidad indicada.Es necesario empezar en la mañana. En verano es más fácil incorporar el hábito, ya que en invierno da menos sed y nos puede dar frío.

Para evitar el frío, es recomendable consumir agua a una temperatura natural.

 

Ya tienes los tips, ahora solo queda en que lo pongas en práctica… ¡Mucha suerte!